Pediculosis

Es una parasitosis producida por la presencia y multiplicación de piojos en la cabeza de las personas.
Los piojos son insectos pequeños, exclusivos de mamíferos que miden de 2 a 6 mm de largo, presentan cuerpo achatado, ausencia de alas, patas adaptadas para fijarse a los pelos y un aparato bucal especializado para picar y chupar sangre, de la que se alimentan tanto las formas juveniles como los adultos. Las hembras se caracterizan por tener un par de glándulas accesorias que producen un pegamento con el cual adhieren sus liendres (huevos) a los pelos del hospedador.
Al hablar de piojos debemos mencionar 3 características de gran importancia:
  • Especificidad de hospedador: Solo parasitan a una determinada especie de animal, siendo incapaces de afectar a otros, es decir, los piojos del hombre son estrictamente humanos y no se transmiten a otros animales y viceversa.
  • Ectoparásitos permanentes: viven siempre sobre un hospedador (huevo a adulto). No sobreviven mas de 48-72 horas fuera de éste por dos razones: dependen de la temperatura corporal que les brinda y necesitan alimentarse continuamente. Es muy importante tener en cuenta esto, ya que, las acciones destinadas a combatirlos se deben referir a las personas infestadas y no al medio ambiente.
  • Son insectos sin alas y poseen patas adaptadas para agarrarse del pelo: Se dice con cierta frecuencia que los piojos vuelan o saltan, estas creencias populares se deben a la falta de información. Los piojos no vuelan por una simple razón: no tienen alas. Tampoco saltan de una persona a otra, ya que, no tienen en el cuerpo ninguna adaptación que les permita hacerlo. Además, son incapaces de caminar eficientemente sobre una superficie plana.
Su transmisión se realiza por contacto directo y/o a través de objetos contaminados.

ETAPAS EVOLUTIVAS

Todas las etapas se desarrollan sobre la cabeza del hospedador.
Las hembras deben aparearse reiteradamente con el macho para mantenerse fecundas. Cuando los piojos copulan, la hembra se fija firmemente sobre el dorso del macho; luego de haber sido fecundada y si se ha alimentado de sangre, comienza a liberar las liendres en zonas de baja cantidad de pelos (nuca y detrás de las orejas). Los huevos son depositados en la base de los pelos.
Las liendres (huevos) son blancas, ovales, miden menos de 1mm de largo y están adheridas al pelo por una sustancia cementante, liberada por la hembra; es por esto que son difíciles de despegar.
Una hembra fértil puede poner de 4 a 10 huevos por día. La temperatura corporal del hospedador es importante para su desarrollo ya que, éste se detiene por debajo de 23 °C o por encima de 38°C. Si una persona tiene fiebre, los piojos tienden a alejarse en busca de otro hospedador.
El desarrollo óptimo de los piojos se da a fines del verano y durante el otoño, período que coincide con el comienzo del ciclo escolar y en donde se evidencia claramente la problemática de la Pediculosis.
Pasado el período de incubación (de 7 a 10 días), la liendre eclosiona y nace el piojo joven que, en aproximadamente 20 a 21 días, desarrollará a adulto, el cual es capaz de volver a reiniciar las etapas evolutivas.

ACCIÓN PARASITARIA

El piojo provoca lesiones en la piel al alimentarse, ya que, la saliva que introducen al picar es muy irritante, generando picazón que conduce al rascado. Estas lesiones favorecen infecciones secundarias por bacterias y además atraen a ciertas moscas a colocar huevos de los que saldrán larvas que provocarán una miasis.
La infestación produce dermatitis, reacciones alérgicas, dificultad respiratoria por inhalación de pediculicidas e infecciones bacterianas.
La pediculosis es más frecuente en niños que en adultos, y en éstos últimos más en mujeres que en hombres. En todos los casos la transmisión es directa y se produce por contacto entre personas infestadas con sanas o a través de objetos contaminados (peines, sombreros, almohadas, etc.). Recordemos que en estos elementos los piojos pueden vivir entre 24 y 48 horas. Ocurre lo mismo en piletas de natación y areneros, siendo estos lugares donde se producen frecuentes contagios.

TRATAMIENTO

Una vez diagnosticada la pediculosis se procederá a efectuar el tratamiento con productos pediculicidas combinado con el uso de peine fino. Estos productos aprobados para uso humano no son 100% eficaces; si bien tienen efectos sobre los adultos y/o estados juveniles, no actúan frente a las liendres (huevos) por lo cual se debe repetir el tratamiento a los 7 días siguientes a la primera aplicación. No debe aplicarse el producto diariamente.
Un punto importante a destacar en la problemática del control de la pediculosis es el nivel de toxicidad de los pediculicidas. Si bien la absorción a nivel de la piel es mínima, puede provocar reacciones alérgicas, enrojecimiento del cuero cabelludo, por lo tanto se recomienda su uso con total y absoluta precaución; debe aplicarse siguiendo las indicaciones del prospecto médico, respetando los tiempos de aplicación. Nunca se debe dejar más tiempo de lo aconsejado, es imprescindible enjuagar el cabello después de cada aplicación. Es fundamental entender que la pediculosis es una enfermedad y como tal debe ser tratada por médicos pediatras, clínicos o dermatólogos, y nunca acudir a remedios o recetas caseras. No usar kerosén ni tampoco rociar la cabeza con cualquier insecticida que no sea pediculicida.
Otro dato a tener en cuenta es que el producto se debe aplicar sobre la cabeza y no sobre el ambiente, solo se justifica esta práctica en ropa de cama.
Básicamente el tratamiento para un cuadro de pediculosis consiste en:
  1. Aplicar el piojicida siguiendo estrictamente lo que el prospecto dice.
  2. Enjuagar muy bien el cabello.
  3. Realizar un último enjuague con vinagre, este ayuda a ablandar el cemento por el cual están adheridas las liendres; no previene el contagio.
  4. Peinar el cabello con peine fino, esto permite “capturar” los piojos adultos y juveniles junto a las liendres.
Una vez utilizado el peine, lavarlo con agua caliente o sumergirlo en alcohol unos minutos. El peine debe ser preferentemente de metal con los dientes bien juntos.
Actualmente todas las campañas destinadas al control o erradicación de la pediculosis se basa en fomentar el uso cotidiano del peine fino, concientizar a los papás sobre la importancia de crear el hábito de su uso que debe ser como el uso del cepillo de dientes. Si por lo menos una vez por semana los papás o abuelos dedicaran 15 minutos para peinar a los niños, no solo estaremos haciendo algo para eliminar piojos, sino que le brindaremos atención y cariño a los chicos. Esta conducta, individual, debe ser imitada, ya que no sirve el esfuerzo de una o dos familias para erradicar los piojos, debe ser una actividad colectiva y comunitaria. ¡¡¡CON PACIENCIA, AMOR y ESPIRITU DE SOLIDARIDAD SE PUEDE ERRADICAR LA PEDICULOSIS!!!

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Pediculosis puedes visitar la categoría Uncategorized.

Avatar

Lia

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *